!GRACIAS POR SEGUIRME!

lunes, 17 de septiembre de 2018

Tribulaciones de un Habanero en la Habana



Quien diga que en Cuba la gente se aburre , no le creas ,,,, aquí desde que te levantas estás en la zozobra de que estar haciendo ilegal. Todo comienza en el momento de abrocharte los zapatos , después viene que se te rompió algo y te devanas los sesos en como resolver el hecho o en el financiamiento necesario . Luego te enteras que vino la jamonada (que no sirve pero igual la tienes que coger) . Así que se te olvida la “rotura” que tienes en el hogar , esa ya la tienes. Fuiste de los primeros por ser a pesar de todo un madrugador, la metes en el refrigerador y ves que no hay corriente . Entonces temes ir para el trabajo y que no venga la energía para enfriar la jamonada que de por sí ya lleva muchas horas fuera de la temperatura adecuada.
Te arriesgas , la dejas en el congelador para que tome el remanente frio que aún queda y con la esperanza que pongan la electricidad en algún momento y no se deteriore ese misterioso embutido de misteriosos ingredientes .
Sales para la parada y luego de más de media hora esperando llega el transporte de ganado , digo, Urbano.
A duras penas los puedes tomar ,, te encierras con hermeticidad gracias que a tus espaldas una compuerta fuerte y enérgica te comprimió contra un gordito sudoroso que se burla de tu incomprendida heterosexualidad.
…. Y te bajas.
Ya en el trabajo te espera una reunión para resolver la nada y pedir quedarte como estas a pesar de promesas que todo irá mejor .
Lo peor de todo es que quieres creértelo , pero la amarga experiencia de años tras años te hace ver la realidad tal cual es.
Se termina la jornada laboral sin penas ni glorias. No pudiste almorzar , al Jefe a esa hora se le ocurrió que entregaras un informe que ya le has hecho infinidad de veces , pero esta vez es para el Ministerio y tiene que ser para ¡”ya”! ,,,lo repites , él no se da cuenta ,,, lo ha tenido muchas veces en sus manos pero nunca lo ha leído .
Finalmente las 5 de la tarde, haces el recorrido a la inversa , lo que es lo mismo a iguales penurias pero más "perfumadas".
Llegas a tu morada , quieres descansar con la ultima colada de café que te queda en la despensa , pero te enteras que en el mismo local que te despacharon la jamonada en la mañana, llegaron los huevos y aunque te resistas con estoicismo a disfrutar primero de ese oscuro nectar , la impaciencia de que se acaben o haya mucha cola o que el dependiente se vaya antes de tiempo, no te deja saborearlo .
Te apuras , se te quema la lengua por apresurado ,, coges la libreta de desabastecimiento y te diriges al nauseabundo lugar, se te olvidan tus cigarros pero ya no puedes virar ,,,, una muchedumbre con la cual no quieres ni tienes ánimos para compartir te espera ,,,,,, pronuncias la ritual pregunta ¿ quién es el ultimo?
En esa masa informe que para nada se parece una cola , no parece el susodicho último , te sientes ignorado , carraspeo , sabes que tienes que repetir la pregunta pero esta vez mas alto ,,todos conversan y están inmersos en charlas par matar el tiempo y tienes que llamar la atención y esta vez lo haces con decisión y determinación “ POR FAVOR ¿QUIEN ES EL ULTIMO? Al fin una señora en la plenitud de su indeterminada edad y con una ajustada blusa de tirantes que se le ven las tiras del sostén enroscadas y empercudidas , te responde con un masticado de chicle :” soy yo compañero” …. Casi te sorprendes preguntando con otro ritual de las colas ¿ y detrás de quien va? , pero frenas a tus impulsos y te quedas callado.
Y pasaron una, dos , tres , cuatro , cinco , seis ...siete semanas ... y al fin te llega el turno y sales triunfante.
Llegas a la casa con tu trofeo , aún así nadie te lo reconoce.
Solo has cumplido con tu deber, pones los huevos sobre la meseta de la cocina y destapas la cafetera con la esperanza de que aun quede algo de café ,,,, pero esta vacía , tratas de pelear y de injuriar y acusar de desconsideración, pero apelas al Yoga...UMMMMMM.
Para ser justos , ya tomaste tu porción aunque no la hayas disfrutado .
Así que te conformas con un vaso de agua y fumarte un cigarrillo y esperar a disfrutar de la jamón nada , pues los huevos serán para mañana.

Por José Luis Diez Galván

Editado por mi

sábado, 16 de junio de 2018

Llueve en mi extranjero tejado,y yo huelo tierra colorá

Por José Luis Diez Galván
   
Estoy en una parada de guagua , tres de la tarde , Lola en pleno  Agosto. El Sol tropical se ensaña sobre todo lo que radia en su bochornosa emisión , sombrillas , sombreros y la escasa sombra de arboles enclenques no bastan para que el calor cobre a sus víctimas el último reducto del escaso honor que aún subsiste 

Me seco el copioso sudor de mi faz con el saturado e ineficaz pañuelo, no comparto la poca sombra que queda, prefiero acompañar con estoicismo mi soledad con el sol abrazador que con ese grupo que se agolpa amenazador como aves de rapiña para tomar la escasa sombra de un raquítico arbusto como parte de un botín de cacería
Me despierta de mi anestésico adormecimiento por los más de 40 grados una música que se acerca a la misma velocidad que su volumen, primero no diviso de donde viene , solo que es degradante y estridente y que se aproxima al compas de tres jóvenes, con pelados extravagantes , pantalones estrechos y a media pantorrilla , pullovers con grandes rótulos dorados y/o plateados, gorras a reversa y con un paso amenazador que tratan de evidenciar con él y sus guturales e inentendibles bramidos que son los dueños absolutos de la calle
No sé de dónde viene ese sonido que según se acerca se aleja más de lo que pensé era música, los tres jóvenes se detienen frente a mí , miran hacia la dirección de donde debe venir la guagua y pienso:
¿Tomaran esos personajes la misma ruta que yo? – de seguro, por aquí pasan solo dos y van hacia el mismo destino ,pero ¿ de dónde viene ese ruido?
Entonces uno de ellos toma un móvil , lo manipula y el sonido se detiene, alivio para mis sentidos , pero es solo unos instantes , el sonido toma de nuevo fuerza en un repetitivo y degradante compas , el personaje se guarda el móvil en el bolsillo y se descuelga una mochila , mete su mano dentro y el volumen aumenta considerablemente .
¡Eureka! Al fin me percato de donde sale ese sonido y quien lo administra, un speaker gobernado por Bluetooth que está sumergido en esa mochila que la toman los susodichos para transportar ruidos 
A pesar de ser un neófito a los ritmos modernos , me doy cuenta que no es reggaetón 
-¿El reggaetón pasó de moda? Me pregunto 
Lo que tanto ansié durante años se vuelve en mi contra como el acido que nos devuelve una mala digestión 
- ¿ Y ahora qué es eso que lastima mis oídos? Aunque sale de mi boca como una impronta de aversión se que no es escuchado , varias fuentes de ruidos presidida desde esa mochila , hace de seguro que parezca un personaje de cine mudo .
Un muchachón ,se acerca y se coloca a mi lado , irritado y desconfiado mi primera impresión es de desconfianza , me quiere arrebatar el espacio de mi tortura bajo el sol , lo diviso mejor y lo detallo : vestido urbanamente , pelado normal con una mochila que por su aspecto no tiene speaker , imagino repleta de libros , por su aspecto viene de una facultad cercana 
No sé si por inteligencia o porque logró escuchar mi lastimosa y silente pregunta se dirige a mí y dice:
-Señor... (esa palabra arcaica y olvidada por la acción de un usurpador y resentido compañerismo me sorprende) 
- No se moleste ni se extrañe – se vuelve a dirigir a mi ante mi perplejidad inicial-eso es una nueva moda , speaker en las mochilas emitiendo reparterismo barato
-¿Reparterismo? Le pregunto ¿ qué cosa es eso?
- una mutación mas del virus que ha a tacado la música hace algunas décadas .y los que oyen, bailan se comportan como esos que está viendo y se llaman “ Repas”
- Pero eso no es música ¿ o si?
- nadie a dicho eso pero, como hay que darle una clasificación , aunque merezca mantenerse desclasificada, la llaman así
- Y esos personajes ¿ Repas me dijiste no? A que se dedican 
- a nada y a todo son como especia de una tribu urbana, que se dedican entre otras cosas a hacer mucho ruido , envalentonarse cuando están en grupos y tomar ron barato , nada serio 
- Pero es serio lo que me dices 
- Es verdad pero lo que hace la mayoría es lo que es normal, fíjese usted y yo somos unos anormales que estamos bajo ese sol esperando una guagua y…. ¿ donde está la mayoría?
Vuelvo la vista y observo a esa muchedumbre mezclada con la escasa sombra que comparten no sin estar atentos ante el desliz de alguien para tomar un mejor lugar para protegerse del ardiente sol.
Vuelvo la vista y ya no encuentro al joven ,ha llegado una guagua y él y los repas con agilidad felina la han tomado en un abrir y cerrar de ojos , aun estoy a tiempo de tomarla aunque está abarrotada de seguro quepo ,,, pero …No estoy apto para más calor , abarrotamiento agresivo y mis oídos menos aun para soportar esos repas que se han montado.

Mejor me quedo con mi Indio. 

Editado por mi.               

sábado, 14 de abril de 2018

Para un desconocido Don Henley que habita mis sueños hace 40 años.

Son las 5 de la mañana, menos mal que es Sábado y podré dormir mejor esta próxima noche, asi me consuelo.
 Pero lo cierto es que  me encuentro eufórica, con deseos sorprendentes de cantar y bailar , mis músculos no se resisten,  ya no están agarrotados  y  mi mente  quinceañera  rechaza el reflejo certero de ese rostro ajeno a mi , que muestra a toda costa el amargado espejo de esta sobria habitación, de esta fría habitación,...que no es la mía.
Pero qué sabrá el de mi? Qué sabe el de mis avatares ? Qué sabrá de mis miedos y mis dudas?

Nada. No sabe nada.

Y entonces espero impaciente a que amanezca, para poder refugiarme en mi  rincón confiable y secreto  donde descargo mis emociones , cotidianidad  y aburrimiento. 
Ahora casi prefiero aguardar hasta que pase la tempestad y deje mejor tiempo ...ya fuí catalogada una vez de apasionada y no resultó gratificante. No, no lo fue.
Ya sé, ya sé que te he abandonado por siglos, Rincón de mis encuentros más íntimos, mi eterno confidente , mi leal compañero. Pero hoy recurro a tí para liberar esta maldita sensación de tiempo perdido. Se que me comprendes.
Espero me perdones como también  espero de tí  ese perdón mi querido Don Henley.
Y es que soy como quien ha disfrutado un intenso romance de una noche  sin conocer el nombre del  amado. Lo  que a todos nos parece un viejo chiste , pero convertido en triste realidad.
Es por ello que te escribo desde mis catorce años , desde mis quince años . Cuando bailaba con tu voz imaginándome un rostro,  unos fuertes brazos y un cálido aliento. Bastaba con tan poco.
Cuando aún te esperaba pensando que llegarías justo en el momento del clímax de la fiesta. 
Para entonces y al borde del  desespero ,  aceptabamos ya impacientes al primer valiente en cruzar  la barrera femenina destilando feromonas. Consciente que estarías  ocupado en asuntos  menos triviales  e inalcanzables para los simples mortales.
Por suerte con el tiempo me cansé de tu indiferencia y fui creciendo más en espíritu que en tamaño, pero al final crecí ,que no es poco.
Algo guiada  por la línea de la vida, entre fatales desencuentros y dulces 
tropezones ; algunos aciertos y dolorosas despedidas. Cada vez más distantes los dos.
Tú mirando al Norte ; viviendo al  limite. Yo haciendo cuanto estaba a mi alcance .
Lo cierto es que  pasaron los años y en un video de plastico te conocí allá por los noventa y nueve. Un poco tarde no?
Y estabas ahí, mírate!!!,  con tus cuarenta y tantos  and look at you!!! Tan seguro y no se yo porque aún te amaba y si de veras merecías mi constancia de tantos años  sin sacrificio alguno de ambas partes.
Y llegaron los reproches de como te perdiste tantos veranos? Y donde estuve yo tantos inviernos ? 
 Fue un paralelismo lleno de  perpendiculares? Definitivamente ...creo que sí.
Y ahora respóndeme Don Henley,  porque  hasta hoy no conocía tu nombre y  hoy lo puedo gritar, de hecho quiero gritarlo , pero aún me cuesta.
Y cuando caímos en este abismo que nos devoró décadas y  aportó  pecas ,canas, arrugas y  esta jodida experiencia sin sabiduría...la misma que avisa que atrás quedó perdida la inocencia. 
Así que me cubro de valor y lleno mi copa de blanco vino y te invito a que sigas acompañando mi soledad , pero no  me vuelvas a abandonar.  
A  cambio solo te pido;

Perdóname por no asistir a tus conciertos. De hecho a ninguno.
Perdóname por no haber reconocido tus ojos en otros ojos.
Perdóname por haberme perdido tu sonrisa en otra sonrisa.
Perdóname por no saber más , perdóname de mi ignorancia por la música. 
Y perdóname sobre todo por no conocer tu nombre.

Después del perdón , que me queda?
Me queda conformarme con escucharte y sentirte, con hacer realidad una vez más la máquina del tiempo y subirme a ella.  
Y entonces dormirme con tu música y soñar y soñar y volver a soñar hasta que podamos encontrarnos quizás en una de estas noches.








sábado, 15 de abril de 2017

viernes, 31 de marzo de 2017

De Cachita y Yemaya

Pero el disimulo y la  ironía han dejado huella impresa en nuestra historia.
Si nos remontaramos tres centenas de años atrás, presenciaríamos, o quizás,  con algo de menos suerte, pudiéramos marchar como uno más  entre aquellos sufridos Lucumí *1. 
Apenas arrancados de su Tribu Yoruba  *2 , eran forzosamente evangelizados y bautizados con la religión Católica , condición impuesta por los Españoles como entrada legal a Las Indias.
La injusticia de la esclavitud, la escasez de sacerdotes y la lengua desconocida y extraña, dificultaban la comprensión del nuevo culto monoteísta.
De esta forma, muchos continuaban practicando sus antiguos rituales, al mismo tiempo que  parecían adaptarse al cristianismo.
Los Santos Católicos  fueron poco a poco reacomodados a sus eternos Orishas o deidades africanas, así, los Lucumí podían esconder su pagana religión y los rituales mágicos que la acompañaban.
No albergaban la remota idea que con ello darían  paso a un sincretismo  maravilloso  que se denominaría Santería.
A menudo bastaban la armonía de la vestimenta o los dotes de un Santo para conciliarlo con cada Orisha Lucumí .
Fue así como surgió el símil entre  Babalú Aye , Orisha sanador y  San Lázaro , el santo enfermo y pobre , con sus muletas y perros , denominado patrón de los hospitales .
Llevo dos velas, una amarilla y otra azul, destino los  exiguos días que me separan desde Regla hasta el Cobre.
Entro por vez primera a la Iglesia de Regla, la misma que alberga a la Patrona de la Bahía de la Habana. Llego empapada por una lluvia insatisfecha que alimenta mi espíritu  y renueva mis adormecidos sentidos.
Incontables  las  veces que he visitado desde mi niñez este pueblo alegre y marinero. Aun así ,  mi única en este santuario. 
Guía de los navegantes , del mar rebelde y furioso, se le atribuye, como a Yemayá Orisha , el don de la fertilidad y la maternidad.
Enérgicamente justa. Astuta e indomable. Representa la sapiencia y los caracteres cambiantes como el mar. Madre de todos los hijos de la tierra y literalmente de todos los peces.
Construida a imagen y semejanza de la Virgen negra de Chipiona en Cádiz,  la Virgen de Regla gobierna las aguas salobres cubanas desde su llegada a la isla en el pasado siglo XVII.
Sería a principios de la misma centuria, cuando fue hallada en el mar de la Bahía de Nipe , la Virgen de la Caridad del Cobre.
Simboliza las aguas en  calma, pero no le importa velar también desde las Montañas, razón  por la cual fue construido su templo cerca de la Mina del Cobre, en la Sierra Maestra.
Sitio tan histórico como religioso. Ha sido, símbolo de esperanzas, de sueños y lágrimas de madres, hermanas , novias y esposas. 
Todos  en busca de consuelo, paz, reconciliación y perdón.
Arriban a este venerado santuario peregrinos de todas partes. También llegan compatriotas  desde una y otra punta de la isla , y a pesar de las dificultades... llegan.
-Tráeme unas piedrecitas del Cobre.
Es todo cuanto te pide el que sabe que subirás a ese sagrado lugar, donde abundan las más diversas e inverosímiles ofrendas,  bien  conservadas  desde nuestras remotas  guerras de independencia.
Y es que nuestra Patrona y Reina de Cuba atenúa los odios y  mengua los rencores.
Dueña de las aguas dulces, los ríos y los manantiales.
Diosa de la miel ,  del amor y la fortuna.
Se relaciona con el oro y el dinero…como a Oshún Venus.
Cuenta el folklore que la sensual  Oshún ,  gustaba de la danza y del  monte , donde ni el fulminante alacrán la alcanzaba.
Huyendo del fiero y enamorado Oggún  se lanzó al río, dejándose llevar por su corriente hasta alcanzar el mar.
Entonces se encontró con  Yemayá, quien la protegió y cuidó en su seno,  le regaló el río  , la cubrió de corales y joyas. Desde entonces, Oshún quiere mucho a su hermana Yemayá.  
Ha sido Cuba, donde la Virgen de Regla se ha transformado  en la dulce Yemayá .
Cuba, donde  la erótica y coqueta  Oshún  se funde y da paso a La Virgen de La Caridad.
Donde el cobre abunda y nada en los ríos.
Donde los colores son agrios y dulces,  los sudores forman arco iris en la piel, mientras  la lluvia  chorrea el pelo , se escurre por tu cuerpo y te cala los huesos.
Porque ambas son nuestras Patronas.
Ambas consonancia, ambas morenas e isleñas.
Sencillamente ambas, …simbiosis perfecta de  identidad  y cubanía .



*1   Fueron llamados así de acuerdo a su saludo, “oloku mi “ (mi amigo) .
*2   Tribus africanas procedente de la zona que hoy se conoce como Nigeria.


De Cachita y Yemaya


Me sumerjo en el mar intenso , azul , profundo y helado .  
 No logro dejar de abrigar  en mi cuerpo la sensación   que me anuncia  que ingreso  en  mi morada, que ese lugar me concierne como si mera alga , caracol , verde sargazo , o simple roca fuera yo .
Solo así  me distingo en esa charca descomunal que es el Océano Atlántico.
La rutina me obliga a recorrerme de punta  a cabo.
 Navego desde  mis manos y desemboco en mis tobillos encadenados, me detengo en mis pies, atiborrados de “gangarrias”* plateadas que ayudan a esconder las mellas de fábrica y de guerra. 
Palpo mis orejas, resistentes al desnudo. Compruebo una vez más  la intensidad del cierre de mis aretes.
Entonces retumba en mis oídos la diáfana sentencia de Romy, aquella muchacha "rarita"  que trabajaba en mi misma empresa.

…Yemayá se traga la plata para siempre, en cambio, el oro  lo escupe  por las noches.

Mi humilde experiencia me obliga a dar crédito a esa atinada sentencia.
Tanto mi hijo como yo hemos sido víctimas de la gula neptuniana,  aunque me inclinaba más a creerlo  como  un ancestro estilo de  cobrar el peaje marítimo   a los que  no podíamos pagar en otra especie más ilustre.

… Soy hija de la Caridad del Cobre.
Lo vomitó  imperturbable hace medio siglo mi hermana al llegar a casa . Toda pensativa y cavilosa, quizás más preocupada por el dictamen final de la anciana cartomántica, cuando le anunció el destino solitario y antigregario que  solía reservarse  para las devotas de esta Santa.
-¿Y eso que significa? . Le pregunté indiferente y continué  no satisfecha de mi  mísera empatía  .
...¿Y yo de quien soy hija ?  
No les miento, hoy me reconozco neófita en el tema,  hace un lustro atrás  me declararía ignorante y para una década, analfabeta.
Debe resultar casi imperdonable, pero me he quedado con ganas de conocer a mi progenitora en el mundo de la santería y la religión.
Si le debo  facilitarme el  símil  y algún  morbillo por el tema , a una canción de Adalberto Álvarez y su Son , la que fue éxito en el país a finales del siglo pasado.
Decía algo así :

Desde el Africa vinieron
Y entre nosotros quedaron,
Todos aquellos guerreros,
Que a mi cultura pasaron.
Obátala las Mercedes,
Ochún es la Caridad,
Santa Bárbara es Changó,
De Regla es Yemayá

Y así, pasando desde el dorado al blanco ,  del escarlata sangre al marino , y del añil al frío violeta , se vestian los cubanos desde Septiembre  a Diciembre  , hubo prendas tan  ocultas como un bloomer lila a la víspera del 17 , o  discretas como un  broche amarillo un  8 del mes nueve .Un fino  pañuelo rojo el 4 del doce , marcaba devoción a Santa Bárbara, mientras  un pantalón blanco seguro contentaría en su día a Las Mercedes.  
El  precio de lo prohibido o lo inusual  fue y será siempre tentador. Ya seas  discípulo o no, practicante, pragmático ateo .
Ya seas  fiel creyente,  por hobby , o,  simplemente ...por si acaso.
Al fin y al cabo, en la perla de las Antillas , el que no tiene  de Congo…lleva de Carabalí.


Fin  I Parte.  

* bisutería  

domingo, 26 de marzo de 2017

Como puedes hablar de amor, si nunca has besado a un Caballo.


Tal vez habría que empezar diciendo que la palabra guagua se usa en la expresión de guagua y como sustantivo, equivalente en este caso a autobús. La expresión de guagua, 'de balde', es más antigua y se registra en América y España en el siglo XIX. El cubano Esteban Pichardo (1836) fue el primero en registrarla, según Corominas. En cambio, este autor en su Diccionario Crítico Etimológico no da fecha para la documentación de guagua 'autobús', aunque para él dicho término "es cubano desde luego", y opina que puede ser adaptación del inglés wagon, 'carruaje'. Los americanos, según nos informa, denominaban así los carruajes de transporte militar y un automóvil mediano empleado para el transporte gratuito de personas. Visto esto, es probable que, después de la guerra por la independencia de Cuba (1898), la inmediata ocupación americana y la posterior dependencia económica, en la isla antillana estuvieran en uso dicho tipo de vehículos.

Tomado de la Academia Canaria de la Lengua

Por José Luis Diez Galván

Estoy en una parada en espera de la guagua que me llevara al hogar después de una ardua faena de trabajo poco remunerado, pero que estoicamente asumo con la resignación inherente a mi generación.
Se ve en la distancia lo que tanto ansío , después de tanto   tiempo sometido al vapor  tropical , mi cerebro ya lo alucina como molino de viento que se acerca desafiante a mi encuentro , tal vez como se espera un Oasis en el extenso Desierto.
No me encuentro solo, a mi alrededor hay una multitud desesperada y retadora que está dispuesta a todo para no quedarse varada. 
Por fin llega y se detiene articulando las válvulas de aire a presión de sus sistemas, para emitir ese rugido viril de fiera amenazante que resulta tan familiar.
 La humanidad que la espera no se amilana por ese bramido, corre en estampida hacia él, y entre ellos yo que me siento diminuto, vulnerable pero saco de mis entrañas la máxima espartana de que tengo que asumir el reto: con el “escudo o sobre el escudo”.
 El enjambre se abalanza y se arremolina en las afueras de las tres puestas del monstruo después de pagar el  tributo que exige el cobrador que extiende su  mano por una de las esclusas de la nave.
La espera se alarga, las puestas no se abren , el público comienza a impacientarse.
Hay quienes  se encuentran en el vientre del monstruo que no pueden abandonarlo y los que como yo esperan ser devorados , al fin las bocas  se abren , nos enfrentamos con odios  fugaces, unos por no poder bajar y otros por no poder subir .
Es el momento de mayor impaciencia y clímax , los rostros y los improperios  lo dicen todo. Nada se deja a la imaginación.
Por obra de un milagro estoy dentro ,! SI !!
No sé cómo fue… de ahí quizás la mítica canción del Benny... pero me siento ya un Gladiador.. es solo un instante.
 Dentro del autobús el panorama no es alentador, pronto se me olvida que estoy más cerca de llegar al destino. Fuera, los rayos del sol son una caricia si lo comparas a la temperatura interna del vagón producida por un vaho de infinitas fuentes
El aire se enrarece y se hace insuficiente para mis pulmones de añejo fumador. El hedor es profundo, indefinido y tiene múltiples orígenes ,todo  un reto determinar un adjetivo para describirlo.
El espacio para moverse es de unas pocas micras , por lo que es mejor quedarse quieto o esperar que la marea humana te arrastre , antes debes luchar por no alejarte de las salidas  por donde ser evacuado cuando  llegue el momento .
Cuan iluso aún soy.
Al  fin ,el aparato arranca y bufando se aleja del lugar donde una vez estuviste en la amarga espera. Es cuando tienes alzas la mirada y recorres el  entorno. 
Hay personas de todas las edades , todas las razas en una Nación y cualquier procedencia y vestimenta.
Solo la expresión del rostro marca la diferencia.
Los que ya estaban  se saben  victoriosos de batallas pasadas ,se les nota en sus gestos  guerreros  y  en cambio, los que acabamos de subir somos novatos que esperan su bautismo , aunque todo es relativo. En la próxima parada mostramos ya caras de veteranos y son los que llegan los que lucirán cual ciervos acorralados.
Me percato que se escucha un sonido poco descriptible de varios lugares, trato de percibir la fuente aunque me resulta difícil. Hay también otros sonidos que se mezclan e interfieren…el ruido del motor del vehículo, el del aire comprimido de los sistemas de freno y amortiguación que salen expedidos por  segundo , el claxon repetitivo y fuerte, los alaridos de los que quieren salir desesperados  por estar lejos de las puertas. Los que son el motivo de que se mantengan las puertas abiertas y a la vez exigen que los demás caminen para ellos poder entrar y con ello continuar el viaje  (exigencia vengativa de los choferes de no arrancar hasta que el vehículo no tenga la hermeticidad permitida por las autoridades) .
En medio de este panorama trato aun de buscar el origen de ese sonido mezclado e indefinido que me llega a un volumen considerable , pero aun indescifrable .
Al fin las puertas se cierran con ayuda exterior de un desconocido que prensa los cuerpos, ya del todo enlatados hay  gritos y gemidos que poco a poco se desvanecen .
Entonces.. ¡Eureka! Finalmente  logro percibir de qué trata el sonido perturbador. Es nada manos que  la mezcla de dispositivos de audio incluyendo la vocina  principal de la guagua.
Nada, un todo en uno , como para aburrirnos. Y ahí tenemos  dos reggaetones de factura nacional , uno extranjero y una timba de baja.
Todos al mismo tiempo y a puro volumen.
Primero te molesta ,espera, y luego te taladrará los sesos.
 Me concentro en temas agradables, traigo a mi mente el frescor de una playa, saboreo un rico Mojito, me convierto en Buda. Un seco frenazo y la siguiente reacción en cadena que provoca me devuelve a la realidad.
Y llegan y van más  paradas con el mismo ciclo de puertas cerradas, puestas abiertas avalancha de personas y vocablos agresivos, empujones y sobre todo música mezclada y estridente.
Se rebana mi cerebro mientras esquivo lo que parece ser un carterista.
Lo mejor que tienen los momentos malos es que no son para siempre y aunque falta ,ya se anuncia el Horizonte ,adiós a mi Purgatorio.
¿Pero que me sucede? Comienzo a estresarme. Las puertas están atascadas de gente y mi impaciencia se desborda al no poder bajar.
¡Permisooooo! Oigo un grito que me ensordece y me sorprende saber que proviene de mi desgarrada garganta en un total descontrol emocional.
 Conecto con un Coro de sopranos y tenores que a mi alrededor comienzan a gritar la  misma expresión   que obra como un  milagro ante la masa desbordada que se reacomoda para poco a poco abrirle  paso a la desesperación.
El ómnibus se detiene asmático con su aire comprimido. Ahora soy yo el que sufre por salir. Me estrujan cual papel de cartucho inexistente.
Salgo al fin despedido, escupido por la béstia rodante que sigue desafiante  su rumbo .
Entra el aire en mis pulmones , mi piel se colorea , tomo formas humanas . Camino y me hallo ligero, solo ligero, no triunfante.
 Porque como los espartanos,  bajé sobre el escudo, no con el escudo.

 Editado por mi

sábado, 25 de marzo de 2017

El Comodín X







Por José Luis Diez Galván

La Generación A,B ,C …..sin Y , pero con X.
Generación de los llamados Alberto , Luis, Antonio, Carlos , Ada, Beatriz , Cristina, Juan  y tantos más . Fueron mezclados con otros de procedencia eslava , Nadia , Vladimir, Boris, Katia, Alina, Valentina e Ivan, por solo citar algunos
Nada que ver con la posterior generación de los nombres con Y
Yonelsys, Yanelsis, Yanysleydy, Yoandry, Yusnavy…los Yuyuyu como les diría yo.
Enmarcar esta generación nuestra en plazos de tiempo no sería plausible, si no en el protagonismo de acontecimientos que la marcaron. Nuestra generación podría evaluarla progresivamente como feliz, romántica, crédula ,disciplinada ,flagelada, defraudada y desahuciada , fuimos la generación que pronuncio por primera vez la máxima de: “ Pioneros por el comunismo seremos como el Che” usando pañoletas azul y blanco con uniformes caqui almidonados.
Fuimos , siendo aún niños, llamados al programa de estudio –trabajo en escuelas al campo apartándonos del calor del hogar y del cuidado de nuestro padres , para someternos al amparo de profesores incógnitos que con resignación estoica se sometían a ese reto, teniendo en resguardo nuestras pocas pertenencias en rusticas maletas de madera confiando su seguridad en llaves colgadas a nuestros cuellos, dormimos en locales que eufemísticamente llamaban albergues, de escasa iluminación y ambiente de galeras , comíamos en vajillas de aluminio comidas de precaria confección y procedencia incierta, nada que ver de las elaboradas con el amor de nuestras madres que incluían carnes de las novenas que adquiríamos por la libreta de “abastecimiento” a las que se sumaban las cuotas que calladamente se transferían de los mayores , enfrentarnos al rocío de los campos en aquellas frías mañanas para trabajar en labores agrícolas para precarios resultados productivos, todo aquello era el precioso costo de formar el hombre nuevo con la complicidad fingida de nuestros padres que se repetían una y otra vez, para procurar creer, que con aquello nos formábamos como hombre de bien.
 Fuimos esa generación que transitaba segura por el camino trazado de la enseñanza. Primaria –secundaria –preuniversitario y después según el sistema de escalafón, la universidad , fue una época de brindar esas oportunidades para todos , pero aunque estaba programado, la diversidad individual se imponía esporádicamente a no acogerse a ese derrotero por no estar dispuestos a pagar el solapado precio para llegar a la profesionalidad.
 Fuimos a los que asumimos que “la religión es el opio de los pueblos”, los que nos confabulamos con la xenofobia, los que oíamos en la clandestinidad los intérpretes musicales de turno prohibidos, los varones que con creatividad clandestina camuflaban el pelo largo con fórmulas hechas de jabón de lavar, agua con azúcar y presillas, los que nos sometimos a tres años de servicio militar en condiciones difíciles , lejos de lugar de residencia y con pases tan esporádicos que se perdían en el tiempo. Fuimos la generación que aspiraba como una máxima la condición de jóvenes comunistas, los mismos que entusiasmados y conscientes donamos las vacaciones escolares para trabajos agrícolas para recaudar  fondos para el XI Festival de la Juventud y los Estudiantes . Los protagonistas del cambio de la tecnología americana por la soviética , pasamos de tener un sobreviviente televisor americano por cuadra a tener ya progresivamente a los célebres Krim , Electrón, Cristal  y Caribe. Presenciamos incrédulos y asombrados los hechos de la embajada del Perú y el éxodo del Mariel, obligados e indignados en marchas populares convocadas y asombrados porque en una supuesta sociedad perfecta, de repente había tantos vagos, escorias  y lumpen.
 En los tantos años que persistió la misión cubana en Angola, fueron muchos los de mi generación que participaron “gustosos” en ella. Ostentar  la condición de internacionalista, era un mérito mayor y la condición más noble del Internacionalismo.
Escuchamos por primera vez hablar del SIDA como algo lejano y ajeno para convertirse en poco tiempo en cercano, flagelo oculto donde la única protección era el uso del condón, convirtiéndose de cómplice clandestino de las furtivas relaciones sexuales, en protagónico personaje educativo en todo el ámbito de la sociedad incluida la inocente niñez.
 Fuimos ciegos espectadores del desastre de Chernobil , de la caída de la URSS y el campo socialista, aunque no recuerdo una imagen del  derrumbe del Muro de Berlin .Y si de que  nos quedamos atónitos a la espera de los que sucedería antes esta situación, convencidos que el futuro pertenecía por entero al socialismo.
 Sufrimos la caída de nuestro nivel de vida, de buscar el alimento donde fuera, hacer bistec de una adobada toronja , picadillos de cascaras de plátanos salcochadas, y cuanta formula criolla de engañar la mente y el estomago.
utilizamos la bicicleta como única solución para tener movilidad, aunque  no vivíamos como Holandeses.
Vimos como el salario dejo de cumplir su función y como la inversión de los valores se  adueño de la sociedad , ingenieros convertidos  en maleteros de hoteles. El oficio de cantineros , Barman o cualquier otro relacionados con el mundo gastronómico se hizo codiciado como esperanza de remediar las penurias de la crisis. Vimos como recurso inminente de otra generación pujante el éxodo del 94 con una mezcla de tristeza y dolor. Se hicieron cotidianos los casamientos con extranjeros de hijas , esposas y hermanas con el único fin de abandonar el barco , deserciones en misiones en el extranjero y una pérdida de valores como nunca antes.
Creció la prostitución y el proxenetismo , la desconocida droga fue ya tema en la sociedad.
Somos los que ahora con 50 años y más se les impone un modelo distinto, no pienso que sea descabellado , suele pasar y se impone  la dialéctica . Pero parece ser que esta generación algo cansada y estropeada y arraigada en otros valores, está al borde del colapso. No tan vieja para entender que los cambios son necesarios , pero si para reconocer que nos movemos de una era analógica y nos enfrentamos a otra digital.
Relevo necesario a un simple Comodín que se ajustaba a cada ecuación. Pero a veces las matemáticas también tienen sus fallos…no todo es un Axioma.

Editado por mi




lunes, 24 de agosto de 2015

El indolente ni aún asará lo que ha cazado



  • No hay un principio único de transformación social. 
  •  La industrialización no necesariamente es el motor del desarrollo ni del progreso.
  • Vivimos una concepción retrógrada de la naturaleza, incapaz de ver la relación entre su degradación y nuestra sociedad.
  •  Es tiempo de hablar de alternativas al desarrollo y no de desarrollo alternativo.

lunes, 9 de junio de 2014

Sí, mucho nos gustaría que Cuba se convirtiera en un país Normal

Leonardo Padura (Mantilla, Cuba, 1955) está en Madrid. En su Feria del Libro ha presentado su última obra, El viaje más largo, editado por Ediciones NED / Futuro Anterior; es un conjunto de sus reportajes publicados en los años ochenta en distintos medios cubanos. El autor de El hombre que amaba los perros (Tusquets, como casi todos sus libros) explica aquí cómo el periodismo influyó en su literatura y qué visión tiene hoy de su país, qué futuro querría para él.

Pregunta. Hay muchos personajes en sus novelas, y hay personas concretas, Hemingway, Trotsky, Mercader, José María Heredia, Stalin… ¿Le ha ayudado el periodismo a tener esa relación con la realidad desde la ficción?

Respuesta. Soy un escritor-periodista, o un periodista-escritor, mi carrera ha sido paralela. La creación periodística ha sido una escuela. En El viaje más largo, hay una serie de reportajes en los que se construyen personajes reales porque es periodismo, pero están concebidos de forma literaria. El personaje histórico tiene, sin embargo, un problema muy grave para el escritor de ficciones. Y es que la vida no siempre es dramática en el sentido literario. [El protagonista de La novela de mi vida], Heredia, por ejemplo. Su vida fue trágica, pero si la cuentas de la forma en que ocurrió no funciona en la literatura de manera dramática, tienes que intervenir y hacer las adecuaciones necesarias.

Hoy se mira al país con la perspectiva de qué es lo que va a ocurrir

P. Todas sus novelas le sirven para hablar muy en primera persona de su país y sobre todo de La Habana.

R. Toda mi literatura está escrita en función de lo que ha sido y es Cuba, esto también es parte del periodismo. Este libro de reportajes de los años ochenta y en toda una serie de trabajos que se remiten al siglo XVIII y XIX son una especie de búsqueda de los orígenes de lo cubano. Ese sentido de pertenencia a Cuba, a La Habana, a un barrio de La Habana que se llama Mantilla, es como una obsesión, es mi signo de identidad literario. He tratado de reflejar la vida de los cubanos, y sobre todo la vida de La Habana. Es una ciudad que me habla, que se comunica conmigo, en la que conozco cómo reaccionan las personas, cómo viven, cuáles son sus aspiraciones y frustraciones.

P. Ha dicho que la contemplación de los personajes reales o ficticios que crea le ha ayudado a interpretar por qué esa isla es como es. ¿Cómo es?

El verbo cubano más practicado es resolver: encontrar los medios para arreglar tu vida

R. Cuba es un país desproporcionado, ha tenido una proyección universal mucho mayor que sus dimensiones geográficas. Desde el siglo XIX, cuando ya comienza a ser una nación con características independientes, empieza a tener una proyección hacia fuera y una creación interior muy importante. Primero está la parte económica, en el XIX se convierte en un país riquísimo. Es el momento en que empieza a producirse una creación literaria y cultural que desborda los márgenes cubanos. Heredia es el primer caso, pero en el siglo XIX, entre los siete u ocho poetas más importantes de la lengua hay tres cubanos, Heredia, Martí y Julián del Casal. En el XX Cuba da autores como Alejo Carpentier, Nicolás Guillén, Eliseo Diego, Guillermo Cabrera Infante, de una gran proyección. Alicia Alonso que es una de las grandes bailarinas del siglo; hay un campeón mundial de ajedrez, José Raúl Capablanca, y eso hace que se vea una isla desproporcionada. Se produce una revolución y Cuba se convierte en un referente para la izquierda universal, sobre todo para la latinoamericana y ha estado en el centro de la atención. Ese sentimiento de grandeza, de desproporción, nos ha acompañado desde los orígenes hasta estos momentos.

P. ¿Cómo se manifiesta el carácter desproporcionado de Cuba?

R. Todavía se le mira en el mundo con una lupa muy especial; también ha tenido un reflejo en proyecciones concretas, en América Latina, en países como México o Argentina, con gran tradición literaria tienen un grupo de escritores instalados en la referencia universal europea o norteamericana; la otra es Cuba. Hoy creo que se mira a Cuba con la perspectiva de qué es lo que va a ocurrir en ese país.

P. ¿Qué va a ocurrir?

R. Es lo que no sé, es muy difícil hacer predicciones de futuro.

P. ¿A usted qué le gustaría?

R. Me gustaría que se convirtiera en un país más normal, en el que las personas trabajaran y tuvieran un resultado de su trabajo que les permitiera vivir dignamente. Para que llegue esa normalidad hay que resolver problemas económicos muy profundos. Hubo un periodo de excesivo romanticismo político y deficiente preocupación por lo económico y creo que se está entrando en otro de un mayor pragmatismo económico y también político. Raúl Castro ha anunciado que termina su mandato en 2018 y ahí se abre la gran interrogación, cómo continuará siendo Cuba cuando ni Fidel ni Raúl estén al frente del país.

P. Dice en el prólogo a El viaje más largo que la “mediocridad oficializada” había marginado a grandes figuras. ¿Qué consecuencias ha tenido esa marginación oficial de la realidad cultural y literaria de la isla?

R. Se puede marcar 1971 como el principio de ese periodo, aunque dos o tres años antes se venía gestando lo que se ha llamado el quinquenio gris o el decenio negro de la cultura cubana, la época de la marginación de un grupo de importantes figuras de la literatura, la plástica, del cine o el teatro por razones religiosas, sexuales o de otro tipo porque eran incómodos para los códigos de aquel momento. Eso se sumó a la marginación que ya existía de los artistas que salían a vivir fuera de Cuba, prácticamente considerados cadáveres literarios. De Cabrera Infante y de muchos otros que salieron no se volvió a publicar nada en Cuba. A finales de los años ochenta, principio de los noventa empezó la recuperación de una parte de las grandes figuras de los años setenta que estuvieron marginados. Pintores como Servando Cabrera o escritores como Lezama y Virgilio Piñera. El rescate de estas figuras fue algo tan necesario que se convirtió en un culto… Por otra parte los escritores iban teniendo acceso a esa literatura que no se publicaba en Cuba. Una de las educaciones estéticas fundamentales de toda mi generación literaria estuvo en la lectura de Cabrera Infante porque es imposible escribir en cubano sin haber leído su obra, es el creador del idioma habanero literario.

P. A Hemingway le dijo un día el redactor jefe que le mandara verbos. ¿Cuáles serían los verbos cubanos de hoy y los que usted escucha?

R. El verbo cubano más practicado es resolver. Resolver en Cuba significa encontrar los medios legales, semilegales o ilegales de arreglar tu vida cotidiana, resolver lo abarca todo, no se puede entender la vida cubana sin entender lo que para los cubanos significa el verbo resolver.



Tomado de El País

martes, 3 de junio de 2014

125 años, 10 curiosidades y 1 sabia reflexión de Charlot


  1. A los cinco años debutó en la actuación sustituyendo a su madre en un music-hall.
2. Se libró de combatir en la Primera Guerra Mundial por su baja estatura (1’65 m).

3. Además de actor, fue director, productor y autor de la música de la mayoría de sus películas.

4. En una ocasión, el cómico se encontró en una reunión con el famoso Albert Einstein; en cuanto tuvo oportunidad, el científico manifestó su admiración por el actor británico: “Lo que he admirado siempre de usted es que su arte es universal; todo el mundo le comprende y le admira”, fueron las palabras de Einstein a las que Chaplin respondió: “Lo suyo es mucho más digno de respeto, todo el mundo le admira y prácticamente nadie lo comprende”.

5. Se dice que Chaplin era admirador del cómico Mario Moreno Cantinflas, e incluso intentó realizar una película con él, sin embargo, el proyecto nunca pudo ser concretado.

6. Se comenta también que en una ocasión participó en un concurso de imitadores de Charles Chaplin como Charlot, sin embargo, no logró llegar ni a las finales, aunque algunos afirmaban que alcanzó el segundo o tercer lugar.

7. En 1940 fue nominado en la categoría del Oscar como mejor actor por su participación en El Gran Dictador, sin embargo, no ganó. Se trató de una competencia reñida, junto con él otros grandes histriones fueron nominados: Henry Fonda por Las uvas de la ira; Laurence Olivier, por Rebeca; Raymond Massey por Abraham Lincoln y James Stewart, por su actuación en Historias de Filadelfia.

Supuestamente, la idea de realizar la película el Gran dictador le vino a Chaplin cuando se enteró de que Hitler tenía su misma edad, además de parecérsele en complexión y talla. Asimismo, ambos había superado un origen paupérrimo para alcanzar diversos logros en sus carreras, además Chaplin aseguraba que Hitler había copiado el bigote de su personaje Charlot.

8. Aunque la película estaba prohibida en Alemania nazi, cuentan los rumores que Adolph Hitler hizo traer la película y la vio hasta dos veces; al respecto, Chaplin siempre comentó que habría dado lo que fuera por saber cuál fue la opinión del mandatario sobre la película.

9. Charlie Chaplin fue el primer actor que apareció en la portada de la revista Times, en la edición de julio de 1925.

10. Fue candidato al Premio Nobel de la paz

Tomado de Internet