!GRACIAS POR SEGUIRME!

sábado, 16 de junio de 2018

Llueve en mi extranjero tejado,y yo huelo tierra colorá

Por José Luis Diez Galván
   
Estoy en una parada de guagua , tres de la tarde , Lola en pleno  Agosto. El Sol tropical se ensaña sobre todo lo que radia en su bochornosa emisión , sombrillas , sombreros y la escasa sombra de arboles enclenques no bastan para que el calor cobre a sus víctimas el último reducto del escaso honor que aún subsiste 

Me seco el copioso sudor de mi faz con el saturado e ineficaz pañuelo, no comparto la poca sombra que queda, prefiero acompañar con estoicismo mi soledad con el sol abrazador que con ese grupo que se agolpa amenazador como aves de rapiña para tomar la escasa sombra de un raquítico arbusto como parte de un botín de cacería
Me despierta de mi anestésico adormecimiento por los más de 40 grados una música que se acerca a la misma velocidad que su volumen, primero no diviso de donde viene , solo que es degradante y estridente y que se aproxima al compas de tres jóvenes, con pelados extravagantes , pantalones estrechos y a media pantorrilla , pullovers con grandes rótulos dorados y/o plateados, gorras a reversa y con un paso amenazador que tratan de evidenciar con él y sus guturales e inentendibles bramidos que son los dueños absolutos de la calle
No sé de dónde viene ese sonido que según se acerca se aleja más de lo que pensé era música, los tres jóvenes se detienen frente a mí , miran hacia la dirección de donde debe venir la guagua y pienso:
¿Tomaran esos personajes la misma ruta que yo? – de seguro, por aquí pasan solo dos y van hacia el mismo destino ,pero ¿ de dónde viene ese ruido?
Entonces uno de ellos toma un móvil , lo manipula y el sonido se detiene, alivio para mis sentidos , pero es solo unos instantes , el sonido toma de nuevo fuerza en un repetitivo y degradante compas , el personaje se guarda el móvil en el bolsillo y se descuelga una mochila , mete su mano dentro y el volumen aumenta considerablemente .
¡Eureka! Al fin me percato de donde sale ese sonido y quien lo administra, un speaker gobernado por Bluetooth que está sumergido en esa mochila que la toman los susodichos para transportar ruidos 
A pesar de ser un neófito a los ritmos modernos , me doy cuenta que no es reggaetón 
-¿El reggaetón pasó de moda? Me pregunto 
Lo que tanto ansié durante años se vuelve en mi contra como el acido que nos devuelve una mala digestión 
- ¿ Y ahora qué es eso que lastima mis oídos? Aunque sale de mi boca como una impronta de aversión se que no es escuchado , varias fuentes de ruidos presidida desde esa mochila , hace de seguro que parezca un personaje de cine mudo .
Un muchachón ,se acerca y se coloca a mi lado , irritado y desconfiado mi primera impresión es de desconfianza , me quiere arrebatar el espacio de mi tortura bajo el sol , lo diviso mejor y lo detallo : vestido urbanamente , pelado normal con una mochila que por su aspecto no tiene speaker , imagino repleta de libros , por su aspecto viene de una facultad cercana 
No sé si por inteligencia o porque logró escuchar mi lastimosa y silente pregunta se dirige a mí y dice:
-Señor... (esa palabra arcaica y olvidada por la acción de un usurpador y resentido compañerismo me sorprende) 
- No se moleste ni se extrañe – se vuelve a dirigir a mi ante mi perplejidad inicial-eso es una nueva moda , speaker en las mochilas emitiendo reparterismo barato
-¿Reparterismo? Le pregunto ¿ qué cosa es eso?
- una mutación mas del virus que ha a tacado la música hace algunas décadas .y los que oyen, bailan se comportan como esos que está viendo y se llaman “ Repas”
- Pero eso no es música ¿ o si?
- nadie a dicho eso pero, como hay que darle una clasificación , aunque merezca mantenerse desclasificada, la llaman así
- Y esos personajes ¿ Repas me dijiste no? A que se dedican 
- a nada y a todo son como especia de una tribu urbana, que se dedican entre otras cosas a hacer mucho ruido , envalentonarse cuando están en grupos y tomar ron barato , nada serio 
- Pero es serio lo que me dices 
- Es verdad pero lo que hace la mayoría es lo que es normal, fíjese usted y yo somos unos anormales que estamos bajo ese sol esperando una guagua y…. ¿ donde está la mayoría?
Vuelvo la vista y observo a esa muchedumbre mezclada con la escasa sombra que comparten no sin estar atentos ante el desliz de alguien para tomar un mejor lugar para protegerse del ardiente sol.
Vuelvo la vista y ya no encuentro al joven ,ha llegado una guagua y él y los repas con agilidad felina la han tomado en un abrir y cerrar de ojos , aun estoy a tiempo de tomarla aunque está abarrotada de seguro quepo ,,, pero …No estoy apto para más calor , abarrotamiento agresivo y mis oídos menos aun para soportar esos repas que se han montado.

Mejor me quedo con mi Indio. 

Editado por mi.               

No hay comentarios: