!GRACIAS POR SEGUIRME!

sábado, 15 de abril de 2017

viernes, 31 de marzo de 2017

De Cachita y Yemaya

Pero el disimulo y la  ironía han dejado huella impresa en nuestra historia.
Si nos remontaramos tres centenas de años atrás, presenciaríamos, o quizás,  con algo de menos suerte, pudiéramos marchar como uno más  entre aquellos sufridos Lucumí *1. 
Apenas arrancados de su Tribu Yoruba  *2 , eran forzosamente evangelizados y bautizados con la religión Católica , condición impuesta por los Españoles como entrada legal a Las Indias.
La injusticia de la esclavitud, la escasez de sacerdotes y la lengua desconocida y extraña, dificultaban la comprensión del nuevo culto monoteísta.
De esta forma, muchos continuaban practicando sus antiguos rituales, al mismo tiempo que  parecían adaptarse al cristianismo.
Los Santos Católicos  fueron poco a poco reacomodados a sus eternos Orishas o deidades africanas, así, los Lucumí podían esconder su pagana religión y los rituales mágicos que la acompañaban.
No albergaban la remota idea que con ello darían  paso a un sincretismo  maravilloso  que se denominaría Santería.
A menudo bastaban la armonía de la vestimenta o los dotes de un Santo para conciliarlo con cada Orisha Lucumí .
Fue así como surgió el símil entre  Babalú Aye , Orisha sanador y  San Lázaro , el santo enfermo y pobre , con sus muletas y perros , denominado patrón de los hospitales .
Llevo dos velas, una amarilla y otra azul, destino los  exiguos días que me separan desde Regla hasta el Cobre.
Entro por vez primera a la Iglesia de Regla, la misma que alberga a la Patrona de la Bahía de la Habana. Llego empapada por una lluvia insatisfecha que alimenta mi espíritu  y renueva mis adormecidos sentidos.
Incontables  las  veces que he visitado desde mi niñez este pueblo alegre y marinero. Aun así ,  mi única en este santuario. 
Guía de los navegantes , del mar rebelde y furioso, se le atribuye, como a Yemayá Orisha , el don de la fertilidad y la maternidad.
Enérgicamente justa. Astuta e indomable. Representa la sapiencia y los caracteres cambiantes como el mar. Madre de todos los hijos de la tierra y literalmente de todos los peces.
Construida a imagen y semejanza de la Virgen negra de Chipiona en Cádiz,  la Virgen de Regla gobierna las aguas salobres cubanas desde su llegada a la isla en el pasado siglo XVII.
Sería a principios de la misma centuria, cuando fue hallada en el mar de la Bahía de Nipe , la Virgen de la Caridad del Cobre.
Simboliza las aguas en  calma, pero no le importa velar también desde las Montañas, razón  por la cual fue construido su templo cerca de la Mina del Cobre, en la Sierra Maestra.
Sitio tan histórico como religioso. Ha sido, símbolo de esperanzas, de sueños y lágrimas de madres, hermanas , novias y esposas. 
Todos  en busca de consuelo, paz, reconciliación y perdón.
Arriban a este venerado santuario peregrinos de todas partes. También llegan compatriotas  desde una y otra punta de la isla , y a pesar de las dificultades... llegan.
-Tráeme unas piedrecitas del Cobre.
Es todo cuanto te pide el que sabe que subirás a ese sagrado lugar, donde abundan las más diversas e inverosímiles ofrendas,  bien  conservadas  desde nuestras remotas  guerras de independencia.
Y es que nuestra Patrona y Reina de Cuba atenúa los odios y  mengua los rencores.
Dueña de las aguas dulces, los ríos y los manantiales.
Diosa de la miel ,  del amor y la fortuna.
Se relaciona con el oro y el dinero…como a Oshún Venus.
Cuenta el folklore que la sensual  Oshún ,  gustaba de la danza y del  monte , donde ni el fulminante alacrán la alcanzaba.
Huyendo del fiero y enamorado Oggún  se lanzó al río, dejándose llevar por su corriente hasta alcanzar el mar.
Entonces se encontró con  Yemayá, quien la protegió y cuidó en su seno,  le regaló el río  , la cubrió de corales y joyas. Desde entonces, Oshún quiere mucho a su hermana Yemayá.  
Ha sido Cuba, donde la Virgen de Regla se ha transformado  en la dulce Yemayá .
Cuba, donde  la erótica y coqueta  Oshún  se funde y da paso a La Virgen de La Caridad.
Donde el cobre abunda y nada en los ríos.
Donde los colores son agrios y dulces,  los sudores forman arco iris en la piel, mientras  la lluvia  chorrea el pelo , se escurre por tu cuerpo y te cala los huesos.
Porque ambas son nuestras Patronas.
Ambas consonancia, ambas morenas e isleñas.
Sencillamente ambas, …simbiosis perfecta de  identidad  y cubanía .



*1   Fueron llamados así de acuerdo a su saludo, “oloku mi “ (mi amigo) .
*2   Tribus africanas procedente de la zona que hoy se conoce como Nigeria.


De Cachita y Yemaya


Me sumerjo en el mar intenso , azul , profundo y helado .  
 No logro dejar de abrigar  en mi cuerpo la sensación   que me anuncia  que ingreso  en  mi morada, que ese lugar me concierne como si mera alga , caracol , verde sargazo , o simple roca fuera yo .
Solo así  me distingo en esa charca descomunal que es el Océano Atlántico.
La rutina me obliga a recorrerme de punta  a cabo.
 Navego desde  mis manos y desemboco en mis tobillos encadenados, me detengo en mis pies, atiborrados de “gangarrias”* plateadas que ayudan a esconder las mellas de fábrica y de guerra. 
Palpo mis orejas, resistentes al desnudo. Compruebo una vez más  la intensidad del cierre de mis aretes.
Entonces retumba en mis oídos la diáfana sentencia de Romy, aquella muchacha "rarita"  que trabajaba en mi misma empresa.

…Yemayá se traga la plata para siempre, en cambio, el oro  lo escupe  por las noches.

Mi humilde experiencia me obliga a dar crédito a esa atinada sentencia.
Tanto mi hijo como yo hemos sido víctimas de la gula neptuniana,  aunque me inclinaba más a creerlo  como  un ancestro estilo de  cobrar el peaje marítimo   a los que  no podíamos pagar en otra especie más ilustre.

… Soy hija de la Caridad del Cobre.
Lo vomitó  imperturbable hace medio siglo mi hermana al llegar a casa . Toda pensativa y cavilosa, quizás más preocupada por el dictamen final de la anciana cartomántica, cuando le anunció el destino solitario y antigregario que  solía reservarse  para las devotas de esta Santa.
-¿Y eso que significa? . Le pregunté indiferente y continué  no satisfecha de mi  mísera empatía  .
...¿Y yo de quien soy hija ?  
No les miento, hoy me reconozco neófita en el tema,  hace un lustro atrás  me declararía ignorante y para una década, analfabeta.
Debe resultar casi imperdonable, pero me he quedado con ganas de conocer a mi progenitora en el mundo de la santería y la religión.
Si le debo  facilitarme el  símil  y algún  morbillo por el tema , a una canción de Adalberto Álvarez y su Son , la que fue éxito en el país a finales del siglo pasado.
Decía algo así :

Desde el Africa vinieron
Y entre nosotros quedaron,
Todos aquellos guerreros,
Que a mi cultura pasaron.
Obátala las Mercedes,
Ochún es la Caridad,
Santa Bárbara es Changó,
De Regla es Yemayá

Y así, pasando desde el dorado al blanco ,  del escarlata sangre al marino , y del añil al frío violeta , se vestian los cubanos desde Septiembre  a Diciembre  , hubo prendas tan  ocultas como un bloomer lila a la víspera del 17 , o  discretas como un  broche amarillo un  8 del mes nueve .Un fino  pañuelo rojo el 4 del doce , marcaba devoción a Santa Bárbara, mientras  un pantalón blanco seguro contentaría en su día a Las Mercedes.  
El  precio de lo prohibido o lo inusual  fue y será siempre tentador. Ya seas  discípulo o no, practicante, pragmático ateo .
Ya seas  fiel creyente,  por hobby , o,  simplemente ...por si acaso.
Al fin y al cabo, en la perla de las Antillas , el que no tiene  de Congo…lleva de Carabalí.


Fin  I Parte.  

* bisutería  

domingo, 26 de marzo de 2017

Como puedes hablar de amor, si nunca has besado a un Caballo.


Tal vez habría que empezar diciendo que la palabra guagua se usa en la expresión de guagua y como sustantivo, equivalente en este caso a autobús. La expresión de guagua, 'de balde', es más antigua y se registra en América y España en el siglo XIX. El cubano Esteban Pichardo (1836) fue el primero en registrarla, según Corominas. En cambio, este autor en su Diccionario Crítico Etimológico no da fecha para la documentación de guagua 'autobús', aunque para él dicho término "es cubano desde luego", y opina que puede ser adaptación del inglés wagon, 'carruaje'. Los americanos, según nos informa, denominaban así los carruajes de transporte militar y un automóvil mediano empleado para el transporte gratuito de personas. Visto esto, es probable que, después de la guerra por la independencia de Cuba (1898), la inmediata ocupación americana y la posterior dependencia económica, en la isla antillana estuvieran en uso dicho tipo de vehículos.

Tomado de la Academia Canaria de la Lengua

Por José Luis Diez Galván

Estoy en una parada en espera de la guagua que me llevara al hogar después de una ardua faena de trabajo poco remunerado, pero que estoicamente asumo con la resignación inherente a mi generación.
Se ve en la distancia lo que tanto ansío , después de tanto   tiempo sometido al vapor  tropical , mi cerebro ya lo alucina como molino de viento que se acerca desafiante a mi encuentro , tal vez como se espera un Oasis en el extenso Desierto.
No me encuentro solo, a mi alrededor hay una multitud desesperada y retadora que está dispuesta a todo para no quedarse varada. 
Por fin llega y se detiene articulando las válvulas de aire a presión de sus sistemas, para emitir ese rugido viril de fiera amenazante que resulta tan familiar.
 La humanidad que la espera no se amilana por ese bramido, corre en estampida hacia él, y entre ellos yo que me siento diminuto, vulnerable pero saco de mis entrañas la máxima espartana de que tengo que asumir el reto: con el “escudo o sobre el escudo”.
 El enjambre se abalanza y se arremolina en las afueras de las tres puestas del monstruo después de pagar el  tributo que exige el cobrador que extiende su  mano por una de las esclusas de la nave.
La espera se alarga, las puestas no se abren , el público comienza a impacientarse.
Hay quienes  se encuentran en el vientre del monstruo que no pueden abandonarlo y los que como yo esperan ser devorados , al fin las bocas  se abren , nos enfrentamos con odios  fugaces, unos por no poder bajar y otros por no poder subir .
Es el momento de mayor impaciencia y clímax , los rostros y los improperios  lo dicen todo. Nada se deja a la imaginación.
Por obra de un milagro estoy dentro ,! SI !!
No sé cómo fue… de ahí quizás la mítica canción del Benny... pero me siento ya un Gladiador.. es solo un instante.
 Dentro del autobús el panorama no es alentador, pronto se me olvida que estoy más cerca de llegar al destino. Fuera, los rayos del sol son una caricia si lo comparas a la temperatura interna del vagón producida por un vaho de infinitas fuentes
El aire se enrarece y se hace insuficiente para mis pulmones de añejo fumador. El hedor es profundo, indefinido y tiene múltiples orígenes ,todo  un reto determinar un adjetivo para describirlo.
El espacio para moverse es de unas pocas micras , por lo que es mejor quedarse quieto o esperar que la marea humana te arrastre , antes debes luchar por no alejarte de las salidas  por donde ser evacuado cuando  llegue el momento .
Cuan iluso aún soy.
Al  fin ,el aparato arranca y bufando se aleja del lugar donde una vez estuviste en la amarga espera. Es cuando tienes alzas la mirada y recorres el  entorno. 
Hay personas de todas las edades , todas las razas en una Nación y cualquier procedencia y vestimenta.
Solo la expresión del rostro marca la diferencia.
Los que ya estaban  se saben  victoriosos de batallas pasadas ,se les nota en sus gestos  guerreros  y  en cambio, los que acabamos de subir somos novatos que esperan su bautismo , aunque todo es relativo. En la próxima parada mostramos ya caras de veteranos y son los que llegan los que lucirán cual ciervos acorralados.
Me percato que se escucha un sonido poco descriptible de varios lugares, trato de percibir la fuente aunque me resulta difícil. Hay también otros sonidos que se mezclan e interfieren…el ruido del motor del vehículo, el del aire comprimido de los sistemas de freno y amortiguación que salen expedidos por  segundo , el claxon repetitivo y fuerte, los alaridos de los que quieren salir desesperados  por estar lejos de las puertas. Los que son el motivo de que se mantengan las puertas abiertas y a la vez exigen que los demás caminen para ellos poder entrar y con ello continuar el viaje  (exigencia vengativa de los choferes de no arrancar hasta que el vehículo no tenga la hermeticidad permitida por las autoridades) .
En medio de este panorama trato aun de buscar el origen de ese sonido mezclado e indefinido que me llega a un volumen considerable , pero aun indescifrable .
Al fin las puertas se cierran con ayuda exterior de un desconocido que prensa los cuerpos, ya del todo enlatados hay  gritos y gemidos que poco a poco se desvanecen .
Entonces.. ¡Eureka! Finalmente  logro percibir de qué trata el sonido perturbador. Es nada manos que  la mezcla de dispositivos de audio incluyendo la vocina  principal de la guagua.
Nada, un todo en uno , como para aburrirnos. Y ahí tenemos  dos reggaetones de factura nacional , uno extranjero y una timba de baja.
Todos al mismo tiempo y a puro volumen.
Primero te molesta ,espera, y luego te taladrará los sesos.
 Me concentro en temas agradables, traigo a mi mente el frescor de una playa, saboreo un rico Mojito, me convierto en Buda. Un seco frenazo y la siguiente reacción en cadena que provoca me devuelve a la realidad.
Y llegan y van más  paradas con el mismo ciclo de puertas cerradas, puestas abiertas avalancha de personas y vocablos agresivos, empujones y sobre todo música mezclada y estridente.
Se rebana mi cerebro mientras esquivo lo que parece ser un carterista.
Lo mejor que tienen los momentos malos es que no son para siempre y aunque falta ,ya se anuncia el Horizonte ,adiós a mi Purgatorio.
¿Pero que me sucede? Comienzo a estresarme. Las puertas están atascadas de gente y mi impaciencia se desborda al no poder bajar.
¡Permisooooo! Oigo un grito que me ensordece y me sorprende saber que proviene de mi desgarrada garganta en un total descontrol emocional.
 Conecto con un Coro de sopranos y tenores que a mi alrededor comienzan a gritar la  misma expresión   que obra como un  milagro ante la masa desbordada que se reacomoda para poco a poco abrirle  paso a la desesperación.
El ómnibus se detiene asmático con su aire comprimido. Ahora soy yo el que sufre por salir. Me estrujan cual papel de cartucho inexistente.
Salgo al fin despedido, escupido por la béstia rodante que sigue desafiante  su rumbo .
Entra el aire en mis pulmones , mi piel se colorea , tomo formas humanas . Camino y me hallo ligero, solo ligero, no triunfante.
 Porque como los espartanos,  bajé sobre el escudo, no con el escudo.

 Editado por mi

sábado, 25 de marzo de 2017

El Comodín X







Por José Luis Diez Galván

La Generación A,B ,C …..sin Y , pero con X.
Generación de los llamados Alberto , Luis, Antonio, Carlos , Ada, Beatriz , Cristina, Juan  y tantos más . Fueron mezclados con otros de procedencia eslava , Nadia , Vladimir, Boris, Katia, Alina, Valentina e Ivan, por solo citar algunos
Nada que ver con la posterior generación de los nombres con Y
Yonelsys, Yanelsis, Yanysleydy, Yoandry, Yusnavy…los Yuyuyu como les diría yo.
Enmarcar esta generación nuestra en plazos de tiempo no sería plausible, si no en el protagonismo de acontecimientos que la marcaron. Nuestra generación podría evaluarla progresivamente como feliz, romántica, crédula ,disciplinada ,flagelada, defraudada y desahuciada , fuimos la generación que pronuncio por primera vez la máxima de: “ Pioneros por el comunismo seremos como el Che” usando pañoletas azul y blanco con uniformes caqui almidonados.
Fuimos , siendo aún niños, llamados al programa de estudio –trabajo en escuelas al campo apartándonos del calor del hogar y del cuidado de nuestro padres , para someternos al amparo de profesores incógnitos que con resignación estoica se sometían a ese reto, teniendo en resguardo nuestras pocas pertenencias en rusticas maletas de madera confiando su seguridad en llaves colgadas a nuestros cuellos, dormimos en locales que eufemísticamente llamaban albergues, de escasa iluminación y ambiente de galeras , comíamos en vajillas de aluminio comidas de precaria confección y procedencia incierta, nada que ver de las elaboradas con el amor de nuestras madres que incluían carnes de las novenas que adquiríamos por la libreta de “abastecimiento” a las que se sumaban las cuotas que calladamente se transferían de los mayores , enfrentarnos al rocío de los campos en aquellas frías mañanas para trabajar en labores agrícolas para precarios resultados productivos, todo aquello era el precioso costo de formar el hombre nuevo con la complicidad fingida de nuestros padres que se repetían una y otra vez, para procurar creer, que con aquello nos formábamos como hombre de bien.
 Fuimos esa generación que transitaba segura por el camino trazado de la enseñanza. Primaria –secundaria –preuniversitario y después según el sistema de escalafón, la universidad , fue una época de brindar esas oportunidades para todos , pero aunque estaba programado, la diversidad individual se imponía esporádicamente a no acogerse a ese derrotero por no estar dispuestos a pagar el solapado precio para llegar a la profesionalidad.
 Fuimos a los que asumimos que “la religión es el opio de los pueblos”, los que nos confabulamos con la xenofobia, los que oíamos en la clandestinidad los intérpretes musicales de turno prohibidos, los varones que con creatividad clandestina camuflaban el pelo largo con fórmulas hechas de jabón de lavar, agua con azúcar y presillas, los que nos sometimos a tres años de servicio militar en condiciones difíciles , lejos de lugar de residencia y con pases tan esporádicos que se perdían en el tiempo. Fuimos la generación que aspiraba como una máxima la condición de jóvenes comunistas, los mismos que entusiasmados y conscientes donamos las vacaciones escolares para trabajos agrícolas para recaudar  fondos para el XI Festival de la Juventud y los Estudiantes . Los protagonistas del cambio de la tecnología americana por la soviética , pasamos de tener un sobreviviente televisor americano por cuadra a tener ya progresivamente a los célebres Krim , Electrón, Cristal  y Caribe. Presenciamos incrédulos y asombrados los hechos de la embajada del Perú y el éxodo del Mariel, obligados e indignados en marchas populares convocadas y asombrados porque en una supuesta sociedad perfecta, de repente había tantos vagos, escorias  y lumpen.
 En los tantos años que persistió la misión cubana en Angola, fueron muchos los de mi generación que participaron “gustosos” en ella. Ostentar  la condición de internacionalista, era un mérito mayor y la condición más noble del Internacionalismo.
Escuchamos por primera vez hablar del SIDA como algo lejano y ajeno para convertirse en poco tiempo en cercano, flagelo oculto donde la única protección era el uso del condón, convirtiéndose de cómplice clandestino de las furtivas relaciones sexuales, en protagónico personaje educativo en todo el ámbito de la sociedad incluida la inocente niñez.
 Fuimos ciegos espectadores del desastre de Chernobil , de la caída de la URSS y el campo socialista, aunque no recuerdo una imagen del  derrumbe del Muro de Berlin .Y si de que  nos quedamos atónitos a la espera de los que sucedería antes esta situación, convencidos que el futuro pertenecía por entero al socialismo.
 Sufrimos la caída de nuestro nivel de vida, de buscar el alimento donde fuera, hacer bistec de una adobada toronja , picadillos de cascaras de plátanos salcochadas, y cuanta formula criolla de engañar la mente y el estomago.
utilizamos la bicicleta como única solución para tener movilidad, aunque  no vivíamos como Holandeses.
Vimos como el salario dejo de cumplir su función y como la inversión de los valores se  adueño de la sociedad , ingenieros convertidos  en maleteros de hoteles. El oficio de cantineros , Barman o cualquier otro relacionados con el mundo gastronómico se hizo codiciado como esperanza de remediar las penurias de la crisis. Vimos como recurso inminente de otra generación pujante el éxodo del 94 con una mezcla de tristeza y dolor. Se hicieron cotidianos los casamientos con extranjeros de hijas , esposas y hermanas con el único fin de abandonar el barco , deserciones en misiones en el extranjero y una pérdida de valores como nunca antes.
Creció la prostitución y el proxenetismo , la desconocida droga fue ya tema en la sociedad.
Somos los que ahora con 50 años y más se les impone un modelo distinto, no pienso que sea descabellado , suele pasar y se impone  la dialéctica . Pero parece ser que esta generación algo cansada y estropeada y arraigada en otros valores, está al borde del colapso. No tan vieja para entender que los cambios son necesarios , pero si para reconocer que nos movemos de una era analógica y nos enfrentamos a otra digital.
Relevo necesario a un simple Comodín que se ajustaba a cada ecuación. Pero a veces las matemáticas también tienen sus fallos…no todo es un Axioma.

Editado por mi