!GRACIAS POR SEGUIRME!

domingo, 1 de septiembre de 2013

"El pájaro siempre es pájaro"




 Txoria txori
 Mikel Laboa

Si le hubiera cortado las alas
habría sido mío,
no habría escapado.
Pero así,
No hubiera vuelto a ser nunca más un pájaro.
Y yo...
yo lo que amaba era que fuera pájaro.
Si le hubiera cortado las alas
habría sido mío,
no habría escapado.
Pero así,
No hubiera vuelto a ser nunca mas un pájaro.
Y yo...
yo lo que amaba era que fuera pájaro


Mediados de los años 80 , años de buena música, despertares desolados , madrugadas en vela, de cuadernos  y  libros prestados,  crujientes "discos" de queso de la cafeteria Lacret,  cines con colas y salidas atiborradas , la infernal ruta mañanera de la 13 y la  101.
Deliciosos sueros y batidos de helado , Virulo en el Carlos Marx . El Carmelo de 23, Sandwich a 1.20 $ . Cementerio de Colón en las tardes. De pizzas y bambinas,  esquina de Santos Suarez y 10 de Octubre ... tocinillo del cielo  a 30 centavos. 
Epoca de  buscarte , llamarte , pero no encontrarte.

Aprendí a escudriñar en los estanquillos de periódicos. Con buena suerte  encontrabas algo interesante para llevar a casa, unas esterillas rojas para apoyar los platos, un bolso búlgaro de fina piel , desde un rebuscado cofre de cristal bohemia hasta  ....un sencillo poema para colgar.

Sí, me emocionó su contenido. Recién  unos años habia visto el filme de Tomás Gutierrez Alea, "Hasta Cierto Punto". Trataba entre otros temas de la vida cotidiana de sencillos trabajadores del Puerto de la Habana , identificados  generalmente por su duro  machismo.
La actriz Mirta Ibarra se estrenó en la piel y mente de una simple "Tarjadora" y joven madre soltera vecina del Ultramarino pueblo de Casa Blanca. Alrededor de este  entorno se enfocó la crítica y dudosa mirada de estos rudos hombres a la incorporación paulatina de la mujer al estudio y al trabajo fuera de casa, ...y con ello a la propia independencia económica , el camino de su "liberación".

Contenta por llegar  instalé el "preciado tesoro" en la pared blanca , justo detrás de mi entonces cama de caoba de tres/cuartos.
Era una lámina de buen material, fondo negro y bordadas letras doradas que literalmente decían así:

Si  quisiera le cortaría las alas,
Y entonces sería mía,
Pero no podría volar,
Y lo que yo amo es el pájaro.  

No recuerdo cuantos años permaneció allí, tal vez nueve, quince, o hasta que volví a pintar la habitación y me mudé para una cama mas amplia, quizás fue así.
Hoy por azar encuentro el tema original , no es como lo imaginaba , pero aún me nutre de pies a cabeza de igual manera. 
Su cantautor Mikel  Laboa,  partíó en el 2008 para volar por fin como su ‘Txoria txori’, pero nos queda su voz.
Pocas veces se lee algo tan breve y con tanto significado, válido para el amor, la familia, amistades y por supuesto , la política.
Pocas veces.