!GRACIAS POR SEGUIRME!

domingo, 5 de febrero de 2012

Mi primer salario.



 ...Para mi amigo Caruncho, a Eva, Olga, Cristina, Marietta, Oscar, Margarita, Tomás, Magdalena, ...y a tantos otros que confiaron en mí.

Puerto del Mariel : Año 87 y 88.
!Qué lejos madre mia! 
Te recuerdo desde mis nocturnas levantadas .

Camino de las seis y aún con la luna, me sentía cual  Victor Mesa en el Latino-Americano, tanteando los treinta metros entre las paradas de la ruta 37 y la 68...y a correr a la que llegara primero. De repente, entraba en una especie de  "tornado habanero", y sin darme cuenta , ya estaba "montada"  en la silla del chofer...
... ! Todo un lujazo!
Al menos no tenía problema en bajarme...iba hasta al final de la odisea.
Entonces, corría más veloz que un "Lada"  por el tunel de  5ta avenida , para tener que conformarme muchas veces con  ver  alejándose el amarillo trasero del autobús Girón, el mismo que me debia transportar al  Puerto. En  alguna iglesia cercana tocaban justo las siete campanadas.
Y entonces llegaba el camino, ... Santa Fé, Jaimanitas, El Salado, ...parada en el "Henequén" y luego en la "Boca".
Aún veo esperanzas en los  brazos abiertos al grupito de "novatos ingenieros", su gente sencilla ,  las alineadas casetas de madera, sus inmensas ventanas. Mientras palpo mi negro pelo enmarañado de cemento y polvo, pienso en la monotonía del regreso y me equivoco en la cuenta de alguna factura.
Todavía espero las meriendas de "panes con timba"* anunciados desde el conocido micrófono de Oscar Puga. Percibo los  fantasmas en lo alto de tu castillo, los gritos de Marietta, las alegres mentiras de Caruncho y mis dormidas debajo del  buró. 
Fuiste mi primer puesto de mando, juntos reimos, también lloramos...y nos atiborramos de ensalada fría , de maltas de botella y cake de nata comprado en  la mismísima "La Gran Vía".
No me sorprenden las telarañas en un  proyecto de "Puerto Seco" años después.
Como no me sorprendió el optimismo y la perseverancia de tu pueblo cuando apenas llegaban barcos.

* panes preparados con pasta de guayaba en su interior.

2 comentarios:

Fermina dijo...

Unos cinco annos despues de esas fechas andaba yo por alli tambien..esas cosas de la vida en nuestra isla loca, o mejor dicho del gobierno de nuestra isla querida. Ay Xiomy, pero yo odie estar alli, odie los camiones de la fabrica de cemento, odie levantarme a las 3am para llegar temprano a una escuela donde los muchachos no querian dar clases, odie el hambre, y un dia no volvi mas...Ojala lo que auguran para el pueblo del Mariel sea verdad, porque a esa gente le creo poco por muy buenas intenciones que parezcan tener. El pueblo del Mariel se merece eso y mucho mas, realmente.
Saludos,

TRILCE dijo...

Cómo llegué aquí? No sé pero ví varias entradas y son interesantes...