!GRACIAS POR SEGUIRME!

miércoles, 16 de marzo de 2011

Maneja por el Malecón ; que te acompañe Issac Delgado y recuerda siempre... dar "botellas".

He seleccionado algunos párrafos desde un artículo más extenso publicado en algún blog que leí.
Me sensibilizó el tema por su vigencia ; lo encuentro acertado... y créanme...  

A mi tampoco me lo tuvieron que contar.

Las razas en Cuba

Este es un tema sensible… bueno no para mí: Soy negro, nací en Cuba ¿qué bolá?

El Yoyo   
...Pero a veces leo cosas sobre el tema de las razas en Cuba que me hace pensar que yo soy chino. No hay que dejarse engañar, por todos aquellos empeñados en demostrar que Cuba es el infierno, donde todo y todos son malos. Pero no tan calvo que se le vean los sesos. No es raro encontrarse en la Red gente que te dice: En Cuba hay racismo, los negros son discriminados, son esto y son aquello en Cuba… Incluso aportan estadísticas para demostrarlo, sacadas de un país donde cualquier cosa es confiable menos las estadísticas.
Por eso, pongo mi vida de ejemplo. ¿Por qué a mí no me cerraron las puertas de la Universidad? ¿Cómo es que en el claustro de profesores habían tantos negros, algunos de ellos doctores en ciencias técnicas? ¿Cómo es posible que el mejor profesor de cálculo en mi época de la Cujae era un negro que incluso no se había graduado aún? ¿Cómo pude yo sin ser hijo de papá, ni tener conocidos influyentes llegar a ocupar un puesto de muchísima responsabilidad en el Ministerio del Turismo? .....
...¿Quién tiró la tiza?
Muchas veces he sido testigo del victimismo de ciudadanos que achacan su precaria situación económica-social a la supuesta desventaja de ser negros. Pero cuando les pregunto: por qué no estudiaste, qué sabes hacer; las respuestas son vagas y deformes. Cuando yo estudiaba en la Universidad y tenía que pasar noches enteras dibujando proyectos o memorizando libros, veía pasar a esos mismos que hoy se quejan en pos de una fiesta y los veía regresar ebrios, casi al amanecer. Después los vi años pegados a la mesa de dominó de la esquina y hoy reclaman el derecho a un puesto para el que sencillamente no están preparados...
... Los problemas de vivienda, falta de derechos, prohibición de movimientos afectan en la misma medida a cada cubano sin importar qué color lleva en la piel. Viví en un solar de La Habana Vieja donde nos hacinábamos un arcoiris de razas, todos con el temor de morir aplastados bajo los escombros de un edificio de más de 150 años en estado calamitoso.
Escribo con conocimiento de causa. Viví más de 30 años en Cuba y llegué a ser un profesional respetado (en los límites que deja la isla).