!GRACIAS POR SEGUIRME!

lunes, 22 de marzo de 2010

! Pioneros por el Comunismo ! ...Seremos como el Ché

 [camilo-cienfuegos4[1].jpg]

Tengo muy vagos recuerdos en mi niñez de la muerte del Che en Bolivia .













Sin embargo , mantengo frescas en mi memoria  las  historias de Camilo contadas con tanto cariño por mi madre, las mismas  que  a pesar de la distancia  en el tiempo , me bastaron  para cabalgar  más de una vez  y  revivir junto al pueblo cubano los días de incesante búsqueda por tierra, mar y aire del inolvidable Comandante Camilo Cienfuegos en Oct y Nov del 59.
Cuanto  imaginé la desgarradora noticia de su caída al mar del que nunca retornó, convirtiéndolo con los años en leyenda , enigma;  y rito de costa y flor .
 Luego llegaron sus anécdotas de hombre honesto, sencillo y de pueblo, de su carisma y valentía para quedar,  junto a su sombrero inseparable y su diáfana sonrisa, moldeados  en la fría cera  y en las densas páginas de nuestra historia.
Fue por muchos años mi héroe de mil batallas y  el barbudo que más amaba a los niños .
Hoy , como fiel Penelope aguardo el desempolvo consecuente con su último trayecto .

Desde Rusia hasta la Patagonia



Cuando seas una señorita no tendrás rodillas para lucirle a nadie.
Así sufría mi madre al verme llegar , y es cierto ,no se como me las arreglaba para arribar con las rodillas arañadas , renegridas ,sucias y hasta hinchadas como pelotas de playa.
Con  doce años en mis costillas , mi madre conservaba en su monedero una desafiante peseta de  cuarenta centavos que se mantenia al acecho ,esperando el momento para bajarme cualquier chichón que se asomara a mi cabeza o a mi frente ,después de corretear  cien veces cada Domingo la cuadra de mis abuelos con todos mis primos .Junto a la arrogante moneda también había otras de menor valor ,listas para satisfacer a todo el batallón de chiquillos con los pirulis caseros de Yuya y las famosas frituras de bacalao del portal del Guajiro.
Nacida en Cuba , a mediados de los 60 , era lógico que como tantos Mijail, Alexander, Katia , Katiuska ,Boris ,Vladimir , Tatiana ,yo no escapara de la fiebre roja de los nombres , pero no sucedió así , aunque me hubiera gustado en aquel entonces llamarme Natasha , solo por tener algo en común a la niña con mejor cuerpo y más cotizada entre los varones de mi año.
De mi nombre poco podría decir , a no ser que la primera vez que lo escuché, fue en una canción que siempre encontré odiosa y repelente  y como si fuera poco la cantaba una Orquesta del momento. También aparecía en una película de esas que por tan viejas eran en blanco y negro, claro que para nosotros se veían todas de igual color en los televisores , daba lo mismo si era de estreno o cine silente. 

Acostumbrados como estábamos a los televisores rusos Rubin y Electrón, a mi padre le asignaron por aquella época en su trabajo un televisor alemán marca Cristal , que aunque no era a colores , hay que reconocer que se veía la imagen diferente al resto , no es difícil de imaginar la sala de mi casa convertida en el cine del edificio a la hora de las aventuras y las novelas.
Fueron tiempos de esconder juntos los discos de los Beatles y el Sagrado Corazón de Jesús , aunque por mi parte lo sentí solo por el hecho de que ya no tenía a quien pedirle con humilde sumisión que me otorgara buenos días de sol cuando mi padre alquilaba en verano una casa en la playa para todo el familión.
Fueron tiempos de despedida de nuestro árbolito de navidad y sus bolas brillantes ,el árbol fue directo al closset, del que solo volvió a salir años después, viejo y vencido directo al cesto de basura. Las bolas tuvieron mejor suerte …cada año abría los cajones malditos y allí las acariciaba una a una, sus diversas formas, texturas ,olores y colores daban riendas sueltas a mi imaginación y me hacían levitar , no sin antes terminar rompiendo alguna con mi torpeza de elefanta feliz y la posibilidad de ser sorprendida. 
Así fue como descubrí el rincón mágico donde se guardaban los juguetes de mis sueños que llegaban solo en Enero y debiamos cuidar bien ,si queriamos recibir otros tres el  siguiente año.
A pesar de todo , nadie supo como se las arreglaba mi madre para  años después, deleitarnos cada  Diciembre con algún  puñado de avellanas, ahora adivino que debía estar casi vencido el fruto , pero nos sabía a Postal navideña. Porque las postales del "Norte" seguían llegando,  ahora con menos fuerza porque mima , siempre fiel a su esposo , trataba de evitarle posibles problemas en su trabajo ,debido a cartearse con mi tío en California , que más que su hermano, con el tiempo se había convertido en un desertor y un gusano para el entorno , tal como crecimos oyendo.
Por nuestra parte aprendimos a mentir desde temprana edad , a prescindir de ese vínculo que podía manchar mis entrevistas y planillas , con solo un SI como respuesta a la siempre impresa , constante y tenebrosa pregunta de ….¿Tiene familiares en el extranjero ?
Mi reparto estaba lleno de rusos , rusas y ....."bolitos" , así que para mi y después para mis primos la primera frase aprendida y la que terminó por ser nuestro saludo con ellos fue : Tabarish ....¿Tiene chicle ? , Spasiva.
 Yo me animaba a negociar cualquier cosa por esa goma olorosa y mascable , hasta una de mis muñecas preferidas si era necesario. Nos daba una sensación de estar “ Afuera” .
Es casi el mismo aroma que conservo en la memoria de mi primer globo , me lo regaló Ricardito ,un amigo de mi hermano .Nos contó que se lo había traído una tía periodista ,que recién había llegado de Chile con la delegación que acompañó a Fidel durante la presidencia de Salvador Allende .
Ese globo amarillo representó en mi todo lo hermoso por conocer y despertó muchos sueños . Jugué con el cuanto pude , hasta que se fue consumiendo lentamente y casi desapareció,  fue mi primer vinculo con Chile y su pueblo .
Dos años más tarde,  sentí el pecho oprimido al escuchar en la vespertina formación de la escuela primaria la nefasta noticia del golpe de Estado y de la muerte heroica de su Presidente, con el que ya me sentía privilegiadamente conectada a través de un insignificante globo de feria.